lunes, 21 de octubre de 2013

Seis tipos de usuarios en Linkedin y sus interrelaciones

Pin It Ahora!
Es habitual oír a no usuarios e incluso a usuarios de Linkedin preguntar: ¿Pero de verdad se encuentra trabajo en Linkedin? ¿Realmente sirve para algo si soy un pequeño empresario? Particularmente no me han ofrecido nunca empleo, puesto que afortunadamente he estado empleado todos estos años. Pero sí he recibido numerosas propuestas de cooperación empresarial a lo largo de los últimos años para realizar proyectos muy interesantes. Sí conozco casos en los que empresas y profesionales se han dirigido a desempleados interesándose en ellos. Por tanto la respuesta es sí.

Quizá ayude a responder a esta pregunta saber diferenciar entre los diferentes tipos de usuarios que podemos encontrarnos en esta red social y profesional. Y siempre teniendo en cuenta que esto no es un portal de empleo como Infoempleo o Infojobs.

Tipos de usuario:



1. Desempleado/a en búsqueda de empleo

Suelen tener un perfil universitario, en muchos casos con posgrados realizados, que desean encontrar un empleo cualificado que esté relacionado con su formación y sus expectativas profesionales. En una primera fase, tras completar más o menos el perfil, comienzan a buscar ofertas de empleo en el buscador y descuidan otros apartados como los grupos o las aptitudes.

2. Empleado/a en búsqueda de nuevas oportunidades laborales en otras empresas

Normalmente tienen un perfil muy completo y cuidado, con participación más o menos activa en varios grupos, con recomendaciones y con aptitudes validadas. La interacción con otros usuarios y empresas es mayor. La comodidad de encontrarse empleado puede causar en muchos casos una menor frecuencia de entrada a Linkedin, a pesar de no encontrarse del todo a gusto en su puesto de trabajo. Aunque esto se compensa con una importante interactividad cada vez que visitan esta red social.

3. Emprendedor/a en búsqueda de colaboradores e inversores

Es un tipo de usuario que tiene muy claro lo que quiere de Linkedin aunque no muy bien cómo lograrlo. Necesita visibilidad y ganarse la confianza de otras personas que confíen en su proyecto, sobre todo inversores que apuesten por su idea y también colaboradores que le ayuden a desarrollarla. Tienen una actividad importante en grupos relacionados con el sector de su actividad y ansias de multiplicar su red de contactos (todo el mundo es interesante y nunca se sabe quién me puede facilitar lo que busco). Precisamente suelen pecar de ansiedad y dar pasos en falso.

4. Reclutadores/as

Aquí nos encontramos quizá con los mejores clientes de Linkedin: los reclutadores. Son los que suelen adquirir la cuenta Premium por las prestaciones que le ofrece a la hora de realizar un proceso de selección. Normalmente son usuarios avanzados que conocen muy bien la red social y que la utilizan como herramienta de trabajo observando perfiles de profesionales afines a los puestos de trabajo de sus empresas. Su objetivo es contratar al mejor candidato posible mediante un proceso de selección de comienza mucho antes de la necesidad de cubrir el puesto de trabajo.

5. Empresarios/as, directivos/as y profesionales prestigiosos/as

No tienen inquietudes laborales pero sí de desarrollo profesional y de desarrollo de la empresa. Buscan lograr contactos estratégicos y la máxima visibilidad. Saben que son perfiles muy buscados por los desempleados y por los profesionales del sector. Se mueven en la élite y se exponen como expertos. Esta condición conlleva en numerosas ocasiones a ofrecimientos como conferenciantes, propuestas para impartir formación o para participar como experto en diferentes iniciativas empresariales o sociales. En este caso, Linkedin juega un papel crucial en la consecución de importantes ingresos extra. Además es el colectivo donde podemos encontrar más inversores.

6. Pequeños/as empresarios/as y freelances

Fundamentalmente buscan clientes. Al igual que los emprendedores, no tienen reparos en aceptar todas las invitaciones de conexión que les llega y su pretensión es lograr una red de contactos lo más grande posible. Lo que quieren es vender sus productos y servicios y a menudo descuidan la función solidaria con su red de contactos de aportar valor y no sólo emitir mensajes promocionales.